Itinerario del Año Murillo en Sevilla


Sevilla acoge durante este año 2018 diversas exposiciones y otras actividades conmemorativas del IV centenario del nacimiento Bartolomé Esteban Murillo (1617-1682). El Año Murillo está dedicado a este artista que se convirtió en un símbolo del Barroco, y lo hizo en la capital hispalense, que conserva gran parte de su legado.

En Eurostars Hotels queremos rendirle homenaje a Murillo visitando los escenarios que marcaron su vida. Para ello hemos contado con la colaboración de Sergio Harillo, autor del blog Cultura de Sevilla, que ha visitado 19 lugares entre los que destacan el Palacio Arzobispal, la Catedral o el Museo de Bellas Artes. A continuación os invitamos a leer  su itinerario, que comienza en el hotel Eurostars Sevilla Boutique 4*; y os animamos a seguir sus pasos para conocer a uno de los mejores artistas de nuestra historia:

No está claro qué día nació Bartolomé Esteban Murillo pero sí se conserva la partida de bautismo que indica que fue bautizado en la desaparecida Iglesia de la Magdalena el 1 de enero de 1618. Cuando se cumplen 400 años de una fecha tan especial, Sevilla, la ciudad donde nació y que lo encumbró como uno de los grandes pintores del Barroco europeo, ha querido recordarlo por todo lo alto.

Monumento a MurilloEs fácil rastrear la figura de Murillo en Sevilla. En sus calles podemos encontrarnos hasta tres monumentos dedicados al pintor: el que realizó Sabino de Medina en 1864 para la plaza del Museo, el que esculpió Antonio Susillo en 1895 para la fachada norte del Palacio de San Telmo cuando era residencia de los duques de Montpensier y el que se ubica en la base del monumento a la Inmaculada de la Plaza del Triunfo, conjunto ideado por el escultor Lorenzo Coullaut Valera en 1918.

Pero la presencia de Murillo en las calles y edificios de Sevilla va más allá de estas tres esculturas. Con motivo del Año Murillo que se celebra a lo largo de 2018 se han planteado una serie de itinerarios que recorren el centro histórico de la ciudad y que engloban más de veinte espacios relacionados con el pintor.

En el recorrido nos encontramos iglesias como Santa María la Blanca, donde puede admirarse la Última Cena que Murillo pintó en 1650 o la de San Jorge, en el Hospital de la Caridad, donde podemos disfrutar de siete obras del maestro barroco. Particular es el caso de la actual Iglesia de la Magdalena, que en su día perteneció al Convento de San Pablo. Tras el derribo de la primitiva iglesia que se ubicaba en la cercana plaza de la Magdalena, el archivo y parte del patrimonio pasaron a la nueva y en ella se conserva la pila bautismal donde fue bautizado Murillo, así como su partida de bautismo y de matrimonio.

Los tres grandes monumentos de la ciudad, declarados Patrimonio Mundial por la Unesco en 1987, también guardan una estrecha relación con el pintor. Para la Catedral trabajó entre 1655 y 1667 decorando diferentes estancias como la Sala Capitular, la Sacristía Mayor y la Capilla Bautismal, donde además del portentoso cuadro dedicado a San Antonio pintó un delicado Bautismo de Cristo que está considerado como una de sus obras maestras.

El actual Archivo de Indias fue en su momento Casa Lonja y en este edificio en 1660 fundaron Murillo, Juan Valdés Leal y Francisco Herrera ‘el Mozo’ una Academia de Pintura pionera en España donde se impartían clases de dibujo, anatomía y perspectiva. La academia duró apenas catorce años pero se considera el germen de la actual Academia de Bellas Artes Santa Isabel de Hungría que tiene su sede en la cercana Casa de los Pinelo.

El Alcázar cierra el triángulo de oro monumental de la ciudad. Durante la invasión napoleónica de 1810 las tropas francesas requisaron por toda la ciudad cuadros de los principales pintores locales: Murillo, Velázquez, Zurbarán, Pacheco, Valdés Leal… En los salones del Alcázar se almacenaron 999 obras cuyo destino iba a ser su traslado a París. El final de la guerra entre España y Francia impidió que algunas obras dejaran la ciudad, pero la mayoría salieron de Sevilla para no regresar.

En el Museo de Bellas Artes se pueden contemplar obras maestras de Murillo como la Inmaculada o la Virgen de la Servilleta,

El recorrido por la ciudad de Murillo no puede culminar sin conocer el Museo de Bellas Artes de Sevilla, que alberga una importante colección de obras del pintor. Con ocasión del aniversario, el Museo ha conseguido la cesión del cuadro El Jubileo de la Porciúncula del Museo Wallraf-Richartz de Colonia. Gracias a este préstamo se ha podido recuperar al completo el ciclo pictórico que Murillo diseñó para el Convento de Capuchinos, cuyos cuadros pertenecen a la colección permanente del Museo. De este modo es posible contemplar obras como la Inmaculada, San Francisco abrazando a Cristo en la Cruz, Santo Tomás de Villanueva o la conocida como Virgen de la Servilleta, todas ellas obras maestras del pintor.

Y si nos quedamos con ganas de más, siempre podemos visitar el Centro Velázquez de la Fundación Focus, en el antiguo Hospital de los Venerables. Allí, además de obras de Velázquez y Zurbarán se conservan un San Pedro y una Santa Catalina de Murillo que merece la pena contemplar.

Texto e imágenes de Sergio Harillo.

Dejar un comentario