Julian Marshall: “Lo que define a un gran modelo es su capacidad de dar”


Reconocido por su uso provocador de la luz y la sensibilidad ante los sutiles estados de ánimo de su entorno, Julian Marshall es capaz de capturar momentos íntimos de elegancia y espontaneidad atemporales. Su habilidad para relacionarse con sus modelos lo ha convertido en una elección de confianza para muchas mujeres famosas, entre las que destacan Kate Moss, Inés de la Fressange, Emma Watson, Gemma Arterton, Darcy Bussell, Erin O’Conner y Daisy Lowe.

Desde 2012, Julian Marshall expone sus fotografías en toda Europa. Entre esas muestras destacan: ‘Group Show’ Galerie Marguerite Milin Paris (2018), ‘Group show’ Il Trovatore, Milán (2018), ‘The Other Art Fair’ ‘Londres (2017); ‘No Artists No Art’, Lights of Soho, Londres (2017); ‘Fashion For Future’ París (2016); ‘Julian Marshall Photography’, Whitehall Court, Londres (2014) y ‘Julian Marshall Solo Showcase’, Mortons, Londres (2012).

Hemos tenido la oportunidad de entrevistarle en  París y le preguntamos por el arte de la fotografía y su experiencia en el mundo de la moda.

¿Qué importancia tiene el uso de la luz en su trabajo?

Kate MossLa luz siempre ha sido central en mi trabajo. La luz es todo, tiene la capacidad de transmitir emoción. Cuando comencé a hacer fotos, la luz y la emoción me parecieron muy instintivas. Esencialmente la emoción es lo que estaba buscando, así que me conecté muy rápido. Tardé mucho más en comprender la composición, pasaron unos siete años hasta que me sentí cómodo con eso. Yo tenía una casa flotante amarrada en el río Támesis a la altura de Cheyne Walk, en Londres. A última hora del día la luz que se reflejaba era tan bonita que disparaba como si solo tuviese una oportunidad y no pudiese desperdiciarla. Hacía fotos hasta que casi no quedaba luz.

La mujer es central en la mayor parte de tu trabajo. ¿Cómo fue su experiencia trabajando con Kate Moss, Inés de la Fressange, Emma Watson y Gemma Arterton?

Cuando terminé la universidad no tenía ninguna ambición de trabajar como fotógrafo. Había estudiado Derecho, y aunque mis padres eran ambos artistas, no aspiraba a entrar en ese mundo. Encontré un trabajo de verano en una agencia de fotografía por pura casualidad, y finalmente un fotógrafo me pidió que lo acompañara en una sesión. Su agencia se especializó en fotografía de moda, así que pronto me sumergí en ese mundo.

Yo diría que era como mucha gente, una persona tímida, y fotografiar a personas es algo maravilloso, porque tienes un acceso extraordinario a ellas. A veces digo que ser un fotógrafo tímido es similar a ser un andador de cuerda floja que tiene miedo a las alturas, así que al final ha sido muy bueno para mí. Me siento afortunado por esta disposición, ya que considero a cualquiera que me permite tomar una fotografía suya como un regalo, y los trato en consecuencia. Trabajar con celebridades es lo mismo para mí que trabajar con alguien más. Sin embargo, lo que define a un gran modelo no son sus miradas, sino su capacidad para dar, y las mujeres que mencionas tienen una enorme capacidad para eso.

¿Puede describirnos la experiencia de trabajar con marcas de lujo como Dior o Chanel?

Trabajé con Dior y Chanel a través de una revista, pero la experiencia de trabajar con prendas de estas marcas es electrizante, tal es el talento artístico que tienen. Realmente puedes sentirlo, cada lentejuela que está cosida es una maravilla para la vista. Me gusta celebrar el esfuerzo humano, y estas piezas son a menudo obras de arte.

En su trabajo con Flora Phillips, ella expresa sus pensamientos sobre la fotografía con una mentalidad abierta. Parece extremadamente cómoda frente a la cámara. ¿Cómo fue la experiencia de fotografiarla?

Fotografiar a Flora fue una experiencia muy humana. Fue un intercambio de amor, cuidado, humor y confianza. Tengo la sensación de que todo lo que hacemos en la vida está relacionado con el amor de alguna manera. Fue muy personal y privado, Flora es una persona increíblemente inteligente y sensible, y los dos estábamos completamente presentes y absortos en el momento. También estábamos completamente solos, y no teníamos expectativas ni planes, así que lo que ves evolucionó de manera bastante natural.

Nos habíamos conocido unos meses antes en una feria de arte en la que participaba, y tuve un presentimiento acerca de ella, y se sintió increíblemente abierta. Nos reunimos después de unas cuantas veces y hablamos mucho sobre las cosas que nos interesaban, en particular hablamos sobre lo andrógino. Finalmente pudimos hacer la sesión unos meses después, y fue todo muy intuitivo. Amo estas imágenes con todo mi corazón.

¿Qué artistas han influenciado su trabajo?

Avedon, Irving Penn, Matisse, Picasso, Brancusi, ¡todos!

¿Qué elementos marcan la diferencia entre el arte y la fotografía?

No veo ninguna diferencia. Nunca me he visto a mí mismo como fotógrafo. Si tuviera que posicionarme diría que lo que hago es arte de performance. Estoy tomando la foto que finalmente ves muchos meses antes, cuando encuentro a la persona por primera vez, y luego diría que es más parecido a un baile, el plan de emociones y amor. Las imágenes que imprimo son solo momentos de ese proceso, son registros de hecho. Al igual que uno podría tomar fotos para inmortalizar un espectáculo o una instalación. Las cosas cambian constantemente, y me veo a mí mismo moviéndome a un lugar nuevo.

Julian Marshall

Por: Francisco Lacerda.

Dejar un comentario