Joan Lluí­s Bozzo: “Pepe Rubianes tení­a un conocimiento de especialista sobre Lorca”

0

Joan Lluí­s Bozzo presenta este jueves 23 de noviembre su novela Pepe i jo en el hotel Eurostars Cristal Palace 4* de Barcelona. En esta nueva edición de las catas literarias de Wine & Books, el actor y director teatral hablará de su amigo Pepe Rubianes, reconocido actor y humorista fallecido hace ocho años; con quien compartió experiencias en la compañí­a Dagoll Dagom y fuera de los escenarios.

En esta entrevista, el autor traza los principales rasgos del retrato í­ntimo de Pepe Rubianes que contiene Pepe i jo. Su indudable talento para el humor y las vicisitudes de su carrera son algunos de los temas analizados por Joan Lluí­s Bozzo.

¿Cómo surgió el humor de Pepe Rubianes, siempre fue así­ de punzante o se afiló con los años?

Es una cosa muy innata, la vis cómica, el poder de hacer reí­r, es algo que se tiene o no se tiene. Y si no se tiene es muy difí­cil obtenerlo. Lo que ocurrí­a con Pepe es que él tení­a una enorme facilidad para provocar la risa, y con los años fue puliendo sus técnicas, mejorando sus gags, de forma que al final un espectáculo suyo era un continuum de risas.

¿Cómo hací­a para mantener a cientos de personas sin parar de reí­r durante horas y tantos años, incluso estando enfermo?

Incluso ahora, a los ocho años de su muerte, uno se vuelve a mirar los ví­deos y vuelve a reí­r. Era muy mordaz, ocurrente y atrevido.

¿Cuáles eran los autores teatrales más valorados por Pepe?

í‰l estaba muy iJoan Lluis Bozzo (David_Ruano)mpresionado por Garcí­a Lorca, toda su vida se documentó sobre él. Hizo muchos viajes a Granada para estar sobre el terreno y hablar con la gente. Rubianes tení­a un conocimiento de especialista sobre Lorca. Los diez últimos años de su vida también estaba muy interesado por Antonio Machado, y tuvo una gran admiración por Ramón Marí­a del Valle Inclán, seguí­a con mucha atención las cartas que tení­a publicadas.

¿Tení­a referentes en el humor?

í‰l inventó su propio estilo de humor. Quizá podemos emparentarlo con Darí­o Fo. Yo estuve con él cuando vino por primera vez a Barcelona al Teatre Grec y Pepe quedó muy impresionado porque vio materializado lo que él querí­a hacer. También sentí­a una gran admiración por Gila.

¿Cómo era cuando se bajaba del escenario?

Era un hombre con altibajos en el humor, como casi todas las personas. Podí­a ser bastante taciturno, pero tení­a momentos de mucha alegrí­a. Yo cuando más me he reí­do con Pepe no ha sido en las funciones de teatro sino en momentos que él estaba en vena y podí­a improvisar un número con el que te podí­as partir de risa. Después lo adaptaba al teatro pero perdí­a un poquití­n.

¿De qué lugares se enamoró durante su vida?

Iban sucediéndose, de repente sentí­a una gran predilección por Sevilla, después la sustituyó por Cuba, donde vivió meses durante años. De repente se le acabó la fascinación por Cuba e inició la etapa de Menorca, que fue su refugio y su patria. Después se convirtió en Kenia… Una vez cortaba con un lugar no volví­a nunca.

¿Cómo fue tu experiencia de dirigir a Pepe Rubianes en las obras Antaviana y Sin palabras?

Fue muy sencillo, trabajando era un hombre muy dúctil, siempre dispuesto a probar.

¿Cuáles son tus mejores recuerdos de Dagoll Dagom?

Yo tengo un libro, Memí²ries trobades en una furgoneta (Empúries) donde explico cómo fueron aquellos años de la Transición, los años 80. Nuestro alma máter era la furgoneta, los miles de kilómetros compartidos con Pepe nos unieron mucho.

Más adelante formaron el grupo de Les viudes (Las viudas)…

Ahora ya somos las viudas de Pepe y (Carles) Flavií . Hemos conseguido que el ayuntamiento de Barcelona dedique una calle a Pepe, una calle de la Barceloneta donde él vivió. Ya está acordado por el pleno municipal. Además, cada año publicamos su esquela.

“Cuando más me he reí­do con Pepe no ha sido en las funciones de teatro sino en momentos que él estaba en vena”

¿Qué obra está preparando Dagoll Dagom?

Estamos preparando para dentro de unos diez meses nuestra primera incursión en la obra de Shakespeare en 44 años, estamos muy emocionados. Será Pericles.

¿Qué le sigue ilusionando del teatro?

Hay un enganche psicológico, y por otra parte serí­a extraño que cambiase de oficio después de 40 años. Yo ahora tengo un teatro y una compañí­a, toda mi vida gira alrededor de eso. También estoy haciendo intentos con la escritura, como Memí²ries trobades en una furgoneta (Empúries), Viatge al centre del musical (Empúries) y Pepe i jo (Pí²rtic).

¿Años después de la Transición, cómo ve el humor hoy en dí­a?

Tampoco surgieron muchos humoristas, lo que pasa es que Pepe Rubianes y Carles Flaviá fueron dos monstruos. Ahora hay gente muy buena como Toni Moog, que ha creado un estilo propio en la misma sala en la que actuó Pepe durante 8 años. En algunas cosas se le nota la herencia Rubianes.

Share.

About Author

Comments are closed.