Visita la Casa Vicens, primera gran obra de Gaudí­ en Barcelona

0

La Casa Vicens de Barcelona se construyó entre 1883 y 1888, cuando el actual barrio de Gracia aún era un núcleo urbano independiente de la ciudad y poseedor de Ayuntamiento propio. Fue la residencia de Manuel Vicens i Montaner, un corredor de comercio y bolsa, y uno de los primeros clientes de Antoni Gaudí­, que posteriormente se convertirí­a en uno de sus grandes amigos.

Casa Vicens

La propiedad, que durante años habí­a sido de uso particular,  fue adquirida por el banco andorrano MoraBanc en 2014, y un año después empezaron unas obras de restauración y rehabilitación que han permitido redescubrir la abundante policromí­a original que se habí­a ido perdiendo con el paso del tiempo.

Se acostumbra a decir que esta casa fue la primera gran obra de Gaudí­, convirtiéndose en el preludio de la arquitectura modernista europea, en la que ya empezó a poner en práctica todos los conocimientos e influencias aprendidos durante sus estudios de arquitectura. El resultado se plasma en ambientes y motivos orientales, mozárabes y la introducción de elementos vegetales en al ornamentación del interior de la vivienda.

Casa VicensLo primero que nos sorprende de la casa Vicens es cómo su fachada se encuentra repleta de azulejos diseñados con las flores de clavel de moro o clavellinas que Gaudí­ encontró en el solar.

El diseño de cada unos de los detalles interiores y exteriores se concibe dentro de la propia arquitectura, de forma que el mango de la puerta de acceso a una habitación es igual de importante que la fachada principal. El diseño del detalle cobra el mismo protagonismo que el proyecto arquitectónico, todo se une en armoní­a. Los espacios interiores se caracterizan por adoptar un nivel de confort muy adelantado para la época. Destacan las vigas policromadas adornadas con temas florales de papel maché.

Gaudí­ proyectó el inmueble adosado a la pared medianera de un convento vecino (Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl). De este modo conseguí­a dotar de tres fachadas a la vivienda y también obtener un jardí­n más espacioso. En él, el gran arquitecto modernista diseñó una fuente monumental de ladrillo de obra vista, formada por un arco parabólico encima del cual habí­a un paso entre columnas. El agua se almacenaba en dos depósitos emplazados en cada uno de los pilares extremos de la fuente. Actualmente esta fuente no puede visitarse ya que fue demolida al venderse parte de la propiedad.

Hoy en dí­a la Casa Vicens quiere ser un museo en el que contemplación y acción vayan de al mano, convirtiendo al visitante en un huésped muy especial.

Casa Vicens

Share.

About Author

Leave A Reply