La 3ª edición de Eurostars Hotel Lab busca a los diseñadores de la habitación del futuro


¡Arranca una nueva edición del Concurso de Innovación y Diseño de Espacio Hoteleros Hotel Lab! Dirigido tanto a estudiantes como a profesionales del ámbito del diseño, la arquitectura y el interiorismo, el certamen pretende crear soluciones innovadoras y creativas con el fin de proporcionar a los clientes una experiencia personalizada y adaptada a su estilo de vida.

En esta tercera convocatoria, los concursantes de Hotel Lab deberán  presentar el diseño de una habitación de hotel equipada con un set de mobiliario consistente en cama doble con cabecero, armario, portamaletas y espacio de trabajo. Al margen de esos elementos básicos, los participantes tienen la libertad de incorporar todos los extras que consideren oportunos, así como redistribuir el espacio disponible en la habitación.

Como en sus anteriores ediciones, el primer premio del concurso estará dotado con 8.000 euros, y además se entregarán dos menciones especiales de 1.500 euros cada una. Los interesados en participar podrán presentar sus propuestas de forma individual o en grupos de un máximo de tres personas, hasta el 15 de octubre de 2018.

Premiados de la 2ª edición

La presentación de la nueva convocatoria tuvo lugar en el Eurostars Grand Marina Hotel 5* GL con la asistencia de profesionales y docentes del ámbito del diseño y la arquitectura, así como participantes de ediciones anteriores. Aprovechando el acto se entregó el galardón de la 2ª edición de Eurostars Hotel Lab a Paula Fernández y Ernesto Sampons, autores del proyecto ‘Revolve’, dedicado al lobby de hotel.

Antes del acto pudimos hablar con los ganadores, quienes nos explicaron un poco más en qué consiste su proyecto, las claves del éxito del sector y la magnífica experiencia que ha sido para ellos participar en el certamen.

En vuestro proyecto apostáis por eliminar las barreras físicas que se encuentran en un lobby. ¿Qué beneficio aporta esto a los clientes?

Paula: Yo creo que beneficia tanto al cliente como al personal. El tema de las barreras físicas muchas veces te limita en cuanto a los tiempos de espera, a la relación que adquieres con el personal que te atiende, a los flujos y atmósferas que vives… Cuando íbamos a visitar hoteles veíamos clientes enfadados porque había cola, personal que no llegaba a atender o que perdía mucho tiempo haciendo unos trayectos inversos a las actividades que hacían… Entonces, la idea de eliminar estas barreras, a parte del acercamiento un poco personal entre ambos flujos, era un tema práctico.

¿Esto que nos comentáis iría ligado con el concepto que detallabais en el proyecto de “humanización del espacio”? ¿En qué consiste exactamente?

Paula: Se refiere un poco a la atmósfera, a aquello que tanto como usuario como trabajador percibes al entrar en una estancia. Estamos muy acostumbrados en estos últimos tiempos, aunque cada vez menos, a un lujo formal y estético; a materiales muy ostentosos pero que al final casi te da un poco de pena sentarte en el sillón por no ensuciarlo… Queríamos que el usuario no se llevara a casa la suavidad del terciopelo o el destello del mármol, sino que fuera un lujo de experiencia, es decir, un hotel donde te sientes como en casa y estás a gusto.  Por eso hablamos también de los acabados amables, de la calidez de los materiales.

 ¿Qué creéis que deben tener en cuenta las cadenas hoteleras a la hora de diseñar un hotel?

Paula: Seguramente todas las cadenas hoteleras creen que ya lo tienen en cuenta, pero creo que lo más importante es el cliente.  Y, sobre todo, el concepto de lujo. Cuando quieren vender un estándar de hotel, una calidad, creo que hay que deconstruir y volver a construir lo que significa la calidad.

¿Y el cliente? ¿Qué creéis que demanda?

Ernesto: Cada vez más el lujo se está convirtiendo en algo sensorial y experiencial más que un producto en sí, es decir, cuando la gente compra por ejemplo un perfume, no compra el perfume en sí, si no la aspiración, la experiencia que aporta el producto. Yo creo que al final un hotel es un bien de consumo como cualquier otro, y tiene que esmerarse más que nunca en diferenciarme mediante la experiencia.

¿Cómo valoráis iniciativas como la de Eurostars Hotels?

Ernesto: Muy positivamente. Todo lo que sea abrir puertas a talento emergente e intentar romper esquemas, diferenciarse de la competencia, es siempre positivo.

Paula: Creo que es un poco una muestra de la intencionalidad de la cadena. Someter a concurso un tema normalmente te abre a infinidad de opciones. Ya no estás yendo al mejor interiorista a nivel nacional y contratando sus servicios sabiendo que es el de mayor reconocimiento, estás apostando por una cosa diferente, por gente que te puede ofrecer otro tipo de servicios y un nuevo punto de vista.

¡Anímate a participar en el concurso! Encontrarás toda la información en la página web www.eurostarshotellab.com