Tomohiro Muda, el fotógrafo que peregrinó de Japón a Santiago de Compostela

0

Los japoneses creen que los dioses habitan en las montañas, y sus emperadores peregrinaban a las de Kumano buscando la salvación. Hacían el viaje desde la antigua capital de Nara, la tierra de Tomohiro Muda. Nacido en 1956, este fotógrafo hizo dos veces el Camino de Santiago retratando la cultura que encontró a su paso. Como resultado de estas peregrinaciones surgió la exposición El Camino de Santiago. Una visión oriental, que recorrió ciudades como París, Tokio y México D.F.

Con motivo del I Premio Eurostars Hotels de Fotografía en Santiago de Compostela, que premiará las fotografías que muestren la belleza de Camino de Santiago (Tomohiro Muda)la capital como destino de la ruta de peregrinaje, Tomohiro Muda relata su experiencia en el Camino y muestra algunas de sus fotografías. Los interesados in participar en el concurso pueden hacerlo hasta el 28 de octubre.

¿Cómo descubriste el Camino de Santiago?

He fotografiado el arte románico en varias regiones de Europa. Todavía se conservan muchas iglesias y monasterios en Cataluña y a lo largo del Camino de Santiago. Llegué llamado por la arquitectura románica y el arte que hay en torno a la ruta de peregrinación, más que por la ruta en sí misma.

¿Qué escenas del Camino llamaron más tu atención?

Cuando pasé la Cruz de Hierro y crucé Puerto Irago encontré un sendero estrecho que bajaba por la montaña hacia los matorrales. No había nadie alrededor y, mientras descendía, fui consciente de cuál era mi lugar en el mundo.

Camino de Santiago (Tomohiro Muda)¿Qué sentiste cuando llegaste a Santiago de Compostela?

Continué arrastrando mis doloridos pies hasta que me vi frente al Pórtico de la Gloria en la Catedral. Fue un momento abrumador. Me conmovió especialmente cuando apoyé mis dedos sobre la huella del Árbol de Jesé. Por alguna razón, sentí que aquel no era el final de mi viaje.

¿Cambió en algo tu mirada la segunda vez que hiciste el Camino?

En mi primer viaje invertí toda mi energía en seguir andando. Después de varias visitas, sin embargo, comencé a sentir la riqueza espiritual que inspiran las rutas de peregrinación y los pueblos que las rodean.

¿Cómo contribuyó esta experiencia a tu carrera?

La peregrinación reforzó mi convicción de que la cámara puede captar tanto lo que se ve como lo que no. Me hizo darme cuenta de que eso ese debía ser mi objetivo como fotógrafo.

¿Recuerdas alguna anécdota?Camino de Santiago (Tomohiro Muda)

Tras visitar la Catedral de Santiago viajé a Fisterra, el “fin del mundo”. Recuerdo quedarme en el promontorio y sentir la brisa del mar mientras contemplaba el Atlántico. En ese momento, un rayo de luz atravesó las nubes e iluminó el océano. Cuando miré hacia abajo vi varios pares de botas negras, quemadas. Las habían dejado peregrinos que alcanzaron su meta allí. Reflexioné sobre cuántos cientos de miles de personas han seguido esta ruta desde el origen de la peregrinación. ¿Por qué lo hicieron? ¿Qué buscaban?

Tomohiro MudaEn 2008 tu exposición Camino de Santiago. Una visión desde Oriente se mostró en París, Tokio y México D.F. ¿Son imágenes universales?

Si fotografías el Camino de Santiago desde una perspectiva cristiana, parecerá algo de otro mundo para la gente de países no cristianos. Pero en la atmósfera de la cristiandad todavía reside un aura profundamente conectada a la naturaleza. Si la enfocas, el Camino de Santiago adquiere un carácter internacional.

Share.

About Author

Comments are closed.