Roma, paraí­so eterno


Villa Borghese
Villa Borghese

El de Ciudad Eterna es un tí­tulo que no se gana en un dí­a. Roma lleva una eternidad trabajándose el apelativo, y ahora cosecha un patrimonio histórico único en el mundo. Pero el Foro y el Coliseo no están solos en este oasis de belleza. Los envuelve una manta de parques y reservas naturales que convierten la capital en un paraí­so transitable.

El recorrido por la ciudad más verde de Europa comienza en Villa Celimontana, una estructura renacentista ubicada  en el Parque del Celio, entre el Coliseo y las Termas de Caracalla. En verano, este parque acoge numerosos certámenes internacionales de jazz. También es sede de la Sociedad Geográfica Italiana, donde se conservan algunos de los mapas de Italia más importantes.

Situada sobre la Piazza del Popolo, Villa Borghese despliega sus 85 hectáreas de vegetación que fueron propiedad de los Prí­ncipes Borghese hasta finales del siglo XIX. Sus visitantes pueden contemplar las colecciones de su maravillosa Galerí­a Borghese, pasear entre los animales exóticos del Bioparco y ver una pelí­cula en la Casa del Cinema.

Los más amantes del medio ambiente deben acudir a Villa Ada, un vergel de cipreses, pinos y palmeras enanas con una pista de patinaje y un recorrido deportivo que hacen las delicias de los romanos.

Villa Torlonia
Villa Torlonia

Como curiosidad histórica es recomendable visitar Villa Torlonia,  a dos kilómetros de la Porta Pia. Adquirida en 1797 por Giovanni Torlonia y transformada en un conjunto monumental, esta construcción ha pasado a la historia como la “casa de Mussolini”. En su interior destacan el restaurante “Limonaia”, de la arquitectura liberty de la “Casina delle Civette”; y las sorpresas de “Technotown”, un entretenido museo con viajes virtuales a la antigua Roma.

Tanto en verano como en invierno pueden recorrer el pulmón verde de la ciudad en bicicleta. Es un itinerario divertido que se puede emprender por cuenta propia o apuntándose a las excursiones que organizan algunas asociaciones locales. Pueden alojarse en el Eurostars Roma Aeterna, en el Eurostars International Palace o en el Eurostars Saint John.